Aventuras en EEUU
Aventuras en EEUU
Reservaciones de Pasajes Aéreos, Hoteles y Coches de Alquiler

Aventura India Navajo

Después de visitar el Borde Sur del magnífico Gran Cañón, nos encaminamos al noroeste hacia la frontera con Utah y el gran Valle Monumental. Esta es la tierra de la nación Navajo, la Reservación India más grande en los Estados Unidos. Cubre más de 27.000 millas cuadradas en el estado de Arizona, Nuevo México y Utah. El alto campo desértico tiene algunas de las características geológicas más extrañas y hermosas en los EEUU.

Navajo jewelry stand © Mike Leco / USATourist.com
Se pueden conseguir alfombras hechas a mano y joyas de plata y turquesa a buen precio en puestos de venta junto a la ruta.

Kayenta está cerca del Valle Monumental

El camino a Kayenta era recto y plano a lo largo de la tierra conocida como el Desierto Pintado. Este paisaje estaba pintado con rozados pasteles, rojos, cafés, blancos y plomos los cuales se compensaban con brillantes rayas negras. Montículos de piedra caliza extrañamente formados crecían en el suelo del desierto y barrancos multicolores enmarcaban el horizonte. A lo largo de la carretera, pasamos muchos estantes pequeños de Indios locales vendiendo joyas, cerámica, y textiles hechos a mano.

Kayenta es un agradable pueblo pequeño en medio de este campo desértico encantado. Ofrecía una buena variedad de acomodaciones, restaurantes y establecimientos de comida rápida. Extrañas rocas en forma de agujas, lomas y cimas que se elevaban alrededor del desierto ofrecían un preludio de lo que iba a venir.

El Valle Monumental está situado a 30 millas al norte de Kayenta en donde se juntan las fronteras de Arizona y Utah. Mientras se aproxima por la Ruta 163, el panorama que le rodea se torna cada vez más espectacular. Gigantescas lomas, mesas y rocas puntiagudas de piedra caliza roja y rosada se elevan hasta 1000 pies desde los suelos del desierto.

Harold era nuestro guía Navajo

Conocimos a nuestro guía, Harold Simpson, en el moderno centro Navajo de visitantes cerca de la entrada al Valle Monumental. Harold, un Indio Navajo de pura sangre, es el hijo de un hombre de medicina y una mujer de medicina. Su familia ha vivido en este valle por muchas generaciones. El ahora opera su propio servicio de turístico y orgullosamente presenta su tierra nativa a visitantes de todas partes.

Nos subimos en la van de Harold y condujimos hacia el magnífico Valle Monumental. El nos mostró todos los sitios espectaculares que muy a menudo se retratan en postales y calendarios. En cada peculiaridad Harold agregaba sus propios interesantes e ingeniosos comentarios. Nos contó acerca de las personas Dineh (Navaho) y la historia del valle. Nos contó acerca de sus ancestros que vivieron en este magnífico lugar por muchas generaciones. Después de visitar las típicas atracciones turísticas, Harold nos llevó a áreas restringidas del Valle prohibidas para todos excepto para guías Navajos. Ahí nos mostró muchos otros maravillosos sitios: magníficas lomas, agujas, arcos, antiguas ruinas, jeroglíficos y grandiosos panoramas que la mayoría de turistas nunca llegan a ver.

Susie © Mike Leco / USATourist.com
Susie, una mujer Navajo de ochenta y tres años, que es la matriarca de un clan de siete generaciones, ha practicado su arte Navajo de tejido de alfombras por muchos años.

Susie es la matriarca de siete generaciones

Visitamos el hogar de Susie, una mujer Navajo de 83 años que es la matriarca de un clan de siete generaciones. Harold nos condujo hacia su tradicional taller de trabajo en donde ella ha practicado su arte de tejer alfombras por muchos años. El le rogó suavemente en su legua nativa Navajo, y ella graciosamente demostró como ella convierte cuidadosamente las lanas crudas en unas obras maestras de arte India. Sus alfombras terminadas son consideradas tesoros nacionales y generalmente se venden por miles de dólares.

En nuestra salida del valle, paramos en los estantes al lado de la carretera y ofrecimos por algunas de las joyas Navajos. Su plata trabajada a mano y sus joyas de turquesa nativas estaban razonablemente tasadas. Almorzamos en el Restaurante de Stagecoach en Goulding’s Trading Post cruzando la carretera de la entrada del Valle.

Después de almorzar, nos subimos en el Jeep de doble transmisión de Harold y nos encaminamos a través del desierto hacia el Valle Misterioso. El camino era un poco mas que dos canales a través del seco paisaje. Rebotamos y nos resbalamos a través de la suave superficie arenosa. Nuestro pequeño jeep ascendía y descendía por las camas de los arroyos y se arrastró encima de empinadas inclinaciones rocosas.

El paisaje como de otro planeta

El paisaje circundante es difícil de describir. Gigantes montículos de roca estaban tallados en grotescas esculturas irreales por las soplantes arenas. Parecía que habíamos sido transportados a la superficie de otro planeta. Harold paró en varias áreas recluidas y nos permitió explorar el paisaje y subirnos encima de las extrañas formaciones para tener una mejor vista. Vimos varias ruinas Anasazi que dejaron los antepasados que una vez habitaron en este lugar prohibido. Sus extrañas viviendas en los barrancos estaban esparcidas por el valle. Exploramos muchas facetas de este valle misterioso por tres horas y nunca vimos otro turista.

Ancient Navajo Indian dwelling © Mike Leco / USATourist.com
Una antiquísima residencia Anasazi abandonada, ubicada en un precipicio con un anfiteatro formado en la roca sólida por fuerzas de la naturaleza.

Mientras el sol se ponía y las gigantes mesas adquirían un rosado resplandor, paramos al pie de una pared inmensa de roca. A lo alto en el filo se encontraba la presencia espectador, una antigua y abandonada vivienda Anasazi en el barranco en su forma naturalmente formada de roca sólida. Harold nos pidió que esperemos al lado del jeep mientras él desaparecía en el arbusto de Mesquite cerca de la base del barranco. Esperamos en el silencio reverente de este hermoso y místico lugar.

Cantos místicos hacían eco en los barrancos

Después de algunos minutos, empezamos a escuchar un canto rítmico bajo que venía de la base del barranco. Pronto el ritmo melodioso subió de volumen y empezó a hacer eco desde la cara del barranco. Los ecos se unieron para formar un coro fantasmal que nos hizo dar escalofríos. De pronto nos dimos cuenta que Harold nos estaba dando una serenata con sus tradicionales cantos Navajos. Su hermosa voz nos cantó por más de 30 minutos. No puedo describir el hermoso sentimiento encantado de observar el atardecer sobre ese paisaje espectacular mientras nos sentamos bajo las antiguas ruinas Indias escuchando cantos Navajos.

Regresamos al hogar de los padres de Harold y fuimos conducidos a una tradicional vivienda Navajo (Navajo Hogan). Esta casa redonda de madera, construida en la forma de un iglú Esquimal, estaba emplastada por encima con adobe de arena roja. Tenía solamente una puerta pequeña y un hoyo para el humo en el centro del techo. Harold explicó que su padre, el hombre de medicina, utiliza su vivienda tradicional para ceremonias religiosas. Fue nuestra estadía privada por la noche. Prendimos un pequeño fuego en el centro del Hogan y colocamos nuestras bolsas de dormir en el suave suelo arenoso. La mamá de Harold nos trajo una sostenida comida de tacos Navajos y nos deseó buenas noches.

Navajo Hogan © Mike Leco / USATourist.com
Un Hogan, la vivienda tradicional de los Navajo, construida con troncos y recubierta con adobe de arenisca colorada.

Una noche en el desierto

A media noche, me desperté con el sonido distante del aullido de un coyote y silenciosamente me escurrí por la puerta. Me maravillé por la espectacular exhibición de brillantes estrellas esparcidas a través del cielo negro del desierto. El viento remolinaba ráfagas de arena como humo a través del suelo del desierto y tumbleweed rodando silenciosamente. Se sentía como que había sido transportado de regreso en el tiempo cuando gobernaban los Dineh esta hermosa tierra, y nosotros intrusos todavía no la habíamos manchado.

A la mañana siguiente, nos despedimos de Harold y su familia. Prometimos regresar a la nación de los Navajos para una próxima visita en un futuro no muy lejano. La carretera nos hacía señas y teníamos muchos otros maravillosos lugares que visitar.

Si usted está interesado en intentar los viajes de Harold Simpson, aquí está un acoplamiento a su Web page del Internet: Simpson's Trailhandler Tours.

Escrito Por: Mike Leco
Traducido por: Maite Moscoso
Crédito para la Foto de Arriba: © Mike Leco / USATourist.com
Descripción de la Foto: Vista del Valle Monumento