Aventuras en EEUU
Aventuras en EEUU
Reservaciones

Agua Mala
© Wing-Chi Poon / CCA 3.0

El Valle de la Muerte está lleno de maravillas naturales. En la cuenca Agua Mala, los ciclos climáticos y de evaporación crean un paisaje que parece un panal hecho de sal y barro.

Aventura en el Valle de la Muerte

Después de visitar las acostumbradas atracciones turísticas en el Valle de la Muerte, estábamos determinados a ver algunos de los panoramas menos frecuentados, y decidimos explorar una de las carreteras secundarias. Escogimos la ruta de 26 millas que baja al Cañón Titus. Nuestro libro de guía recomendaba utilizar vehículos de doble tracción, pero decía que usualmente es pasable en un auto.

Nos encaminamos temprano la mañana siguiente después del amanecer, y conducimos hacia el este por las cuestas de las Montañas Grapevine a la alta meseta del desierto cerca del límite con Nevada. Al comienzo fue extraño ya que la "ruta" era más que marcas de neumáticos a través del desierto. Le llaman el "camino del lavadero" porque la superficie está llena con una serie de baches y agujeros que mantienen bailando a sus neumáticos y mantiene vibrando a su dentadura.

Era una hermosa mañana, el cielo estaba azul y el calor era menos intenso en esta alta meseta. Las lagartijas y los sapos se apresuraron a la carretera mientras nos aproximábamos. Minúsculas ardillas de desierto no más grandes que ratones corrían bajo los arbustos.

Algunas millas dentro del desierto, vimos un viejo y enorme Cadillac convertible flotando en una nube de polvo hacia nosotros. Mientras se acercaba, divisamos a la vieja "rata del desierto" conduciéndola, y le preguntamos si estaba pasable la ruta del Cañón Titus. "Bueno" dijo él, escupiendo una bocarada de jugo de tabaco en la tierra entre nuestros autos, "Deben tener un vehículo de doble transmisión, pero yo creo que si pueden lograrlo."

Zabriskie Point © Doug Dolde
El Punto Zabriskie ofrece maravillosas vistas de sedimento erosionado y formaciones rocosas.

A una corta distancia, la carretera áspera del desierto empezó a empinarse hacia las cuestas de las Montañas de Grapevine al paso Redstone (Piedraroja). No fue difícil darse cuenta como obtuvo este nombre. Las rocas, la tierra y los acantilados alrededor de nosotros tenían un color rojo ocre profundo. La angosta carretera de tierra se sumergió en el Cañón Titus con bajadas escarpadas y sin barandillas de protección.

El panorama fue espectacular. El Valle de Muerte se tendió a nuestros pies con las Montañas de Pannamint en el distante horizonte. Las paredes del cañón estaban compuestas de capas de rocas multicolores y su suelo estaba alineado con vegetación de alto desierto.

Varias millas abajo de la cumbre, entramos al pueblo fantasma de Leadville. Solo quedan unas pocas estructuras pero las fundiciones de muchas otras se podían ver. Viejos túneles mineros se metían en las paredes del cañón y el carapacho de un carro Viejo se sentaba enmoheciéndose en el sol. Los cactus florecían en las cuestas abandonadas.

Otras pocas millas y paramos en Klare springs una de las pocas fuentes de agua en el Valle de la Muerte. Un pequeño chorro emergió de la pared del cañón y rápidamente desapareció en la tierra arenosa. Huellas de salvajes cabras montañesas rodeaban el arroyo y Petroglíficos Indios en las rocas atestiguaron silenciosamente que los Americanos nativos habían utilizado esta fuente de agua hace siglos. Nos preocupó un jeep que rápidamente pasó y desapareció en el cañón. ¡Era la primera señal de otros humanos en más de seis horas!

El Cañón Titus © Servicio Nacional de Parque
El Cañón Titus es una garganta profunda y angosta que corta la empinada ladera de las Montañas Grapevine.

El cañón se hizo más angosto mientras nos acercábamos al fondo. El suelo tenía menos de 40 pies de ancho con paredes verticales que se elevaban a cientos de pies sobre nosotros. De pronto nos cruzamos con un derrumbe de rocas que destruyeron nuestro camino. Mientras nos preguntábamos como podía cruzar nuestro auto, dos jóvenes y una muchacha nos saludaron y se ofrecieron ayudarnos. El jeep que nos pasó una milla más arriba estaba esperando al lado del camino. Se dieron cuenta de que probablemente íbamos a necesitar ayuda. Con bastante empuje y conduciendo cuidadosamente, lo logramos. Después de agradecerles profundamente ellos se apresuraron al barranco.

Luego de una corta distancia, salimos de la boca del cañón hacia el ardiente calor del suelo del Valle de la Muerte. Ciertamente habíamos visto una parte del Valle de la Muerte que pocos turistas experimentan.

Si usted desea intentar una aventura en el Valle de la Muerte por carreteras traseras, ¡alquile un vehículo de doble transmisión! ¡Cerciórese que tiene el tanque lleno de gasolina! ¡Lleve mucho agua y algo de comer! Mapas están disponibles en el centro de visitantes.

Photo of Mike

Recomendación para la Aventura del Valle de la Muerte: El Valle de la Muerte puede tornarse muy caliente en el verano. ¡Muy, muy caliente! La mayoría de turistas salen de sus autobuses unos pocos minutos, toman un par de fotografías y se apresuran nuevamente hacia el autobús con aire acondicionado. Las temperaturas durante el día pueden exceder los 130 (50 C) grados. ¡En las destellantes blancas planicies de sal, las temperaturas de la tierra pueden alcanzar a 150 (65 C) grados! Incluso por la noche, las temperaturas en el verano raramente disminuyen a menos de 100 (38 C) grados. Para darle una idea de lo caliente que esto es… ¡se les advierte a los visitantes que no traigan velas ya que se derretirán en su carro! La mejor época para visitar el Valle de la Muerta es entre Diciembre y Febrero.

Escrito Por: Mike Leco
Traducido por: Maite Moscoso
Crédito para la Foto de Arriba: © Urban / Creative Commons Attribution ShareAlike 3.0
Descripción de la Foto: Dunas de arena en el Valle de la Muerte